Tratado de Los Pirineos (1659)

La Guerra de los Treinta Años cesaría definitivamente a través del Tratado de los Pirineos de 1659, ya que gracias a este acuerdo el conflicto franco-español finalizó. ¿Quiénes firmaron este tratado? ¿Qué estipulaba? ¿Qué consecuencias produjo en el mapa europeo?. ¡A continuación responderemos todas estas preguntas y mucho más, acompáñennos!

Antecedentes ⁽¹⁾

La Guerra de los Treinta Años, la cual involucró a las grandes potencias militares en numerosos conflictos desarrollados en Europa central, parecía haber finalizado con las firmas de la Paz de Westfalia. Sin embargo, el conflicto franco-español no concluyó con los tratados de 1648 y la contienda continuó.

En principio, los franceses supieron sacar ventaja de los tratados de Westfalia. Al recuperar tropas, que anteriormente estaban instaladas en tierras germanas, los franceses vencieron al ejército español en Lens hacia el año 1648. Sin embargo, el embate inicial se tornaría muy drástico para Francia. La crisis por las sublevaciones de la Fronda que sufrió la corona francesa fue aprovechada por las fuerzas españolas, las cuales le arrebataron a los franceses las siguientes jurisdicciones:

  • Porto Longone y Piombino (1650)
  • Barcelona y Cataluña (1652)
  • La ciudad de Dunkerque en Flandes (1652)
  • Trino (Piamonte) y Casale en el Monferrato (1652)
Paz de Westfalia
Mapa de Europa tras la Paz de Westfalia. Extraído de Wikipedia.

Luego de los eventos de la Fronda, los éxitos españoles no cesaron. En 1656 las tropas españolas, mandadas por el príncipe de Condé y don Juan de Austria, derrotaron a los franceses en Valenciennes y en 1657 penetraron en Francia. Sin embargo, a lo largo de este último año, la contienda se desequilibraría favorablemente para el bando francés cuando la Inglaterra de Cromwell intervino en contra de España. Los ingleses perjudicaron a los españoles tanto en Europa como en América. En el continente americano se hicieron del control de Jamaica, mientras que en el Atlántico destruyeron parte de la flota de Indias fondeada en Santa Cruz de Tenerife.

En Europa, los ingleses reforzaron las tropas francesas en Flandes y vencieron en la Batalla de Dunkerque o segunda Batalla terrestre de las Dunas (1658). Finalmente, en la región italiana los franceses vencieron a los españoles en Trino y Mortara. Rotundamente derrotada, la monarquía de España debió negociar la Paz de los Pirineos (1659).

El tratado ⁽²⁾

En el tratado España cedió a Francia los condados catalanes del Rosellón, Cerdaña y Conflent. En los Países Bajos del sur cedieron a Francia la provincia limítrofe del Artois, salvo las localidades de Saint-Omer y Aire-sur-la-Lys, y una serie de ciudades en Flandes, Hainault (Henao) y Luxemburgo. Por su parte, Dunkerque quedó bajo dominio inglés. Francia aceptó rehabilitar al príncipe de Condé, que había luchado al servicio del rey de España desde el fracaso de la Fronda, devolvió Rosas y Cadaqués y se comprometió a no apoyar a los portugueses en su rebelión contra España, algo que no cumplirá.

En el ámbito comercial, Francia consiguió amplias facilidades para introducir en España sus productos manufacturados. Por otro lado, el cardenal Mazarino, al servicio de Francia, introdujo como culminación del acercamiento entre ambas coronas el matrimonio entre Luis XIV y la infanta María Teresa, hija mayor de Felipe IV. Se trataba de una hábil maniobra política que reforzaba las posibilidades francesas de obtener la corona española ante la eventualidad de que Felipe IV no tuviera un heredero varón.

Bibliografía

¹ -Kinder, Hermann; Hilgemann, Werner. Atlas Histórico Mundial I. Madrid, 2006.

² -Ribot, Luis. La Edad Moderna (siglos XV-XVIII). Marcial Pons, Ediciones de Historia, S.A, Madrid, 2017.

-Tenenti, Alberto. La Edad Moderna. Siglos XVI- XVIII. Barcelona, Crítica, 2000.

  • ¿Te ha resultado útil este artículo?
  • SiNo

Matías Dotto

Historia - Universidad Nacional Tres de Febrero. Instituto de Estudios Históricos - UNTREF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.