Mahoma

Mahoma es, sin lugar a dudas, la figura más emblemática y el profeta, por antonomasia, del Islam. Su influencia y legado han provocado un gran impacto en la historia de la humanidad y la religión. ¿Dónde habitó? ¿Cómo vivió? ¿Qué hechos trascendentes realizó?. ¡A continuación, les brindaremos todas las respuestas y mucho más, acompáñennos!.

Primeros años ¹

Mahoma nació en La Meca, aproximadamente en el año 570, y creció en el ambiente económicamente próspero y religiosamente monoteísta de su ciudad natal. Especialistas mencionan que su nombre inicial fue el de Ahmad y perteneció a una familia pobre de la tribu Quraish.  Los primeros momentos de la vida de Mahoma no fueron nada sencillos, ya que quedó huérfano a los 6 años y pasó a estar bajo los cuidados de su tío, Abú Talib, con quien aprendió los elementos básicos del comercio. A sus 25 años se casó con con Jadicha, una viuda con buena posición social de quien, además, era criado, y pudo prosperar en el ambiente mercantil. A la edad de 40 años sintió la llamada de la divinidad que lo animaba a seguir su tarea de hostigamiento de la impiedad y la corrupción de la aristocracia mercantil de La Meca, tarea que empezó a realizar con una predicación más sistemática. Primero, entre los miembros de su familia, los cuales tenían importantes intereses en los negocios caravaneros. Más tarde, entre los habitantes de La Meca, sobre todo, su amigo Abu Bakr.

Mahoma predicando el Coran.
Obra del siglo xv de una copia de un manuscrito de Al-Biruni, en donde se representa al profeta Mahoma predicando el Corán en La Meca. Extraído de Wikipedia.

De este modo, entre los años 610 y 619, Mahoma fue convirtiéndose de predicador en profeta. Al mismo tiempo, su mensaje se fue enriqueciendo desde el punto de vista teológico. En contacto con judíos y cristianos, adquirió un conocimiento más riguroso de la Biblia y un sentido monoteísta más desarrollado. A partir de estas bases, hacia el año 619, Mahoma constituyó la primera comunidad ante la que se presentó como el Profeta encargado de difundir la nueva doctrina que reconocía a Alá como único Dios. Bajo esta idea, Mahoma se representaba como el último de los enviados divinos, entre los que se hallaban Abraham, Moisés y Jesús, respecto a quienes aparecía como el encargado de resumir y completar sus mensajes.

La Hégira y el nacimiento del Islam ²

En un principio, las ideas de Mahoma apenas provocaron adhesiones fuera del círculo de parientes y allegados y, por el contrario, encontraron una fuerte resistencia entre los mercaderes de La Meca, quienes vieron en Mahoma un verdadero enemigo para sus negocios. El 16 de Julio de 622, Mahoma, temeroso de la reacción de sus más poderosos paisanos, y tras haber sido invitado a resolver disputas surgidas entre los medineses, optó por la huida, conocida como hégira, con un grupo de sus adeptos, a la ciudad de Yatrib ( Medina), donde la existencia de comunidades judías había creado un ambiente más receptivo para su doctrina. Esa fecha se convirtió en el punto de arranque del calendario islámico, que es de base lunar, con meses de 28 días.

Medina y La Meca.
Representación espacial de la distancia entre Medina y La Meca.

En la ciudad de Medina, Mahoma, sin renunciar a su condición de Profeta, se convirtió en el primer magistrado de la ciudad. A su condición de jefe religioso, unió la de cabeza de una organización política, formando un rasgo que será característico de los pueblos islámicos. Aprovechando esta doble condición, Mahoma hizo consolidar algunos rasgos que serán inherentes al desarrollo histórico del Islam. El primero, la creación de una nueva base para la solidaridad de la comunidad, sustituyendo el antiguo vinculo tribal de sangre por el de sumisión (ese es el significado de la palabra islam) a la voluntad de Alá. El segundo, la formulación de una nueva teoría del poder dentro de la comunidad, que de ser algo tribal pasó a ser una prerrogativa que procedía de Dios, con lo que la oposición política a la autoridad  carecerá de justificación. Y el tercero, una cierta militarización de la primitiva comunidad islámica, que, en seguida, se consolidará con la práctica del botín a costa de los enemigos. De él un quinto será para el Profeta, esto es, para las necesidades del nuevo poder político-religioso.

El fortalecimiento de su jefatura religiosa, política y militar brindó a Mahoma sus primeros éxitos y le abrió las puertas de La Meca. En adelante, Medina sería la capital política del mundo islámico que se estaba empezando a construir, mientras que La Meca sería el centro religioso de la nueva fe.

Últimos años y fallecimiento ³

Durante los últimos años de vida de Mahoma, el Islam logró penetrar y extenderse por el resto de Arabia. La nueva fe pudo unificar a las diversas tribus, muchas de ellas antiguamente politeístas y enfrentadas entre sí. Sin embargo, al fallecer Mahoma, el 8 de junio de 632 en la ciudad de Medina, y no tener un heredero varón, estallaron las disputas por la sucesión. Finalmente, recayó en Abú Bakr, suegro de la tercer esposa del profeta, quien se convirtió en el primer califa o sucesor. La herencia de Mahoma no será nada sencillo para los futuros califas que inauguraron el periodo conocido como Califato Ortodoxo.

Expansión del Islam.
Mapa que refleja la expansión del Islam. Extraído de socialesarcas2.

Numerosos sectores del islam no tenían la intención de reconocer a Abú Bakr como gobernante. Esto generó diversos conflictos entre tribus internas, incluso una de las vertientes más importantes del Islam, el Chiismo, surge en rechazo de Abú Bakr y los califas ortodoxos. Los chiítas reconocían a Ali Ibn Abi Tálib, primo y yerno de Mahoma, como legítimo sucesor. Mientras que los sunnitas (rama mayoritaria del Islam) reconocieron a los primeros cuatro sucesores de Mahoma.

Bibliografía

¹ -García de Cortazar, José Ángel; Sesma Muñoz, José Ángel. Manual de Historia Medieval. Alianza Editorial, Madrid, 2014.

² -Bravo, Gonzalo. Historia del Mundo Antiguo. Madrid, 2015.

-Hourami Albert. La historia de los árabes. Sipan Barcelona Network S.L. 2017.

-Kinder, Hermann; Hilgemann, Werner. Atlas Histórico Mundial I. Madrid, 2006.

³ -Fernández, Tomás y Tamaro, Elena. «Biografia de Mahoma». En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea [Internet]. Barcelona, España, 2004.

-García de Cortazar, José Ángel; Sesma Muñoz, José Ángel. Manual de Historia Medieval. Alianza Editorial, Madrid, 2014.

  • ¿Te ha resultado útil este artículo?
  • SiNo

Matías Dotto

Historia - Universidad Nacional Tres de Febrero. Instituto de Estudios Históricos - UNTREF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.